jueves, 21 de agosto de 2014

El parto

Son las 7:11 de la mañana, he dejado a Celia durmendo en la cama con J. y me he levantado a escribir mi parto, pensando sobre todo en Isa y en Deanmaine Domina Ignis que están al caer y darán a luz como yo, en el Hospital San Jorge de Huesca.

Historia del parto:
El miércoles 13 por la mañana tuve monitores. Tenía contracciones cada 10 minutos más o menos, pero no eran contracciones de parto, eran de las "que no duelen". Me hicieron al terminar monitores otro tacto vaginal y el gine me dijo que estaba aún muy verde y que si quería podía despegarme un poco las membranas (maniobra de Hamilton) para inducir el parto sin fármacos. Había pensado decir que no antes de entrar en monitores (ya me olía que me propondrían algo así), pero una vez allí, no me pareció mal intentarlo, sobre todo porque no quería llegar a la inducción con fármacos.
No me dolió mucho, sólo es molesto. También he de decir que lo hizo con mucha delicadeza, no sé si siempre será igual. Al salir, noté varias contracciones seguidas pero luego ya todo tranquilo. Volvimos a casa y parecía que seguía todo igual, no notaba ningún cambio.
Nos fuimos a dormir el miércoles pensando que no pasaba nada y que la maniobra no había funcionado. J. iba a ir a trabajar al día siguiente normalmente, aunque no sé por qué me dio miedo que se fuera (trabaja a 60 km de casa) pero no le dije nada.
A la 1:57 de la madrugada me levanté con dolores. Eran contracciones dolorosas en los riñones y en la barriga. Estaba contentísima. Me puse a caminar por la planta de arriba desde el baño hasta la puerta (el trayecto más largo) mientras que los gatos y L. me miraban como si estuviera loca. Puse música e intenté relajarme lo más posible mientras que caminaba moviendo la cadera.
A las 2:30 fui al baño a orinar y expulsé el tapón mucoso (esta vez sí que fue de verdad de la buena) y se veía perfectamente un tapón entero. Lo que debí echar con anterioridad tuvo que ser parte del tapón. Ya estaba feliz! Me puse a contar las contracciones con una aplicación del móvil y eran cada 5- 6 minutos, así que a las 3 desperté a J. con una sonrisa de oreja a oreja diciéndole que nos íbamos al hospital.
A las 3:15 rompí aguas. Me dio tiempo de llegar al baño a duras penas y meterme en la bañera para no manchar todo. Eran transparentes (un poco rosadas) pero ya nos pusimos a recoger todo rápidamente y en 20 minutos o así estábamos en camino.
En el camino, seguía echando agua (me había puesto dos compresas y llevaba una toallón doblado debajo del culo, pero aquello no paraba. Para cuando llegué al hospital tenía todo el pantalón empapado. En el coche iba mirando cada cuánto eran las contracciones y ya eran cada 3 minutos. J. a 120 km/h super nervioso y yo intentando aparentar tranquilidad para que no fuera tan rápido. Recuerdo que pusimos Rock FM y sonó "Born to be wild" y nos echamos unas risas cantando.
Entré en el hospital por urgencias a las 4:27 am. Le dije al celador que estaba de parto y ya ni pasé por admisiones ni nada, me cogió y me subió a la 2ª planta a monitores en una silla de ruedas.
En 5 minutos aparecieron el matrón y la enfermera. Me dieron un camisón para cambiarme, el matrón me hizo un tacto (el cuello casi sin borrar y 0 dilatación) y me enchufaron los monitores y me tuvieron allí un buen rato. Me dijeron que me ingresarían porque había roto aguas, pero no estaba dilatada para nada.
Estuvimos un buen rato hablando en monitores, yo en la camilla y ellos a mi lado, hablando de Galicia, del tiempo, de los recursos naturales... y cada vez las contracciones dolían más y más y ya no sabía cómo ponerme en la camilla.
Al final, me pasaron a la habitación con J. Nos instalamos, hinchamos la pelota de Pilates y nos preparamos para las contracciones. Eran ya dolorosas pero soportables y venían cada 2 minutos y ya no bajarían la frecuencia.
Cada vez eran más dolorosas. La única manera de estar bien era de pie, agarrada a algo cuando venía la contracción. Encontré la mejor posición agarrada a la mesilla de noche, que me quedaba a la altura de los codos y tenía como dos asas. J. se ponía entonces a mi espalda y me masajeaba los riñones. En una contracción intenté sentarme en la pelota y casi muero, no la usé en ningún momento! Dolía tanto que me temblaba todo el cuerpo y quería vomitar. Se me iba tanto la cabeza que mi máxima preocupación en ese momento era no vomitar en el suelo...
Ya en ese momento me di cuenta de que no quería pasar ese dolor las siguientes horas y que quería la epidural. Pensaba que dolería menos, pero era insoportable y no quería estar así. De todas formas, aguanté pensando que tenía que dilatar el máximo posible para acelerar el parto.
A las 7 estaba ya agotada, sólo tenía sueño pero me dolía a rabiar y no podía ni sentarme. En un momento intenté tumbarme y noté como si me partiera en dos del dolor. Posición tumbada descartada!
Le dije a J. que llamara al matrón. Vino inmediatamente y me hizo tumbarme para ver cuánto había avanzado: cuello del útero borrado y 4-5 cm de dilatación. Me dijo que él se iría a las 8 y vendría la otra matrona. Que aprovechara para darme una ducha a ver si me aliviaba las contracciones.
En ese momento ya no regía, me metí en la ducha pero ya ni hablaba ni nada. Encendí el grifo y me sujeté a una barra que había para agarrarse. Cerré la mampara y me quedé allí encerrada, pensando que por lo menos allí si vomitaba no mancharía nada... J. se sentó a mi lado, en el váter y me iba preguntando: estás bien, estás bien? Pero yo ya ni podía hablar. Intenté salir de allí un par de veces, pero dejar de hacer una cosa y ponerme a hacer otra era horrible, aumentaba el dolor aún más, así que no me moví de allí en una hora. En la hora que estuve en la ducha dilaté otros 2cm. Ya estaba de unos 7 y preparada para llevarme a la sala de dilatación, donde te ponen la epidural.
J. tuvo que esperar en la sala de espera hasta que me pusieron la epidural y después le llamaron.
Recuerdo que me hicieron tumbar en la camilla para llevarme a dilatación y el dolor era tan grande que sólo podía estirar los brazos. La celadora me decía que me haría daño, que los metiera dentro, pero no podía...
Al llegar a dilatación ya una contracción enlazaba con otra y me daba miedo que no pudieran ponerme la epidural por no haber tiempo suficiente entre contracción y contracción. Estaba ya desesperada de dolor y sólo decía: "Por favor, ayudadme, por favor!!". Vino el anestesista rapidísimo, la matrona, una matrona más joven y una enfermera. Enseguida prepararon todo y me hicieron sentarme en la camilla. Creo que la matrona me dijo que si podía ponerme en posición buda (perdona?? como para morir allí, vamos!). Al final valió con que relajara los hombros y agachara la cabeza hacia adelante. La matrona joven se puso delante de mi y me dejó agarrarla por los brazos. Casi le gangreno uno apretando, pobre.
Tengo muchas cosquillas en la espalda,es un reflejo... así que no era capaz de quedarme quieta para que me pincharan. Aún así, después de varias broncas, el anestesista me pinchó a la primera y me puso el catéter.
5 minutos después ya sentía las contracciones pero nada de dolor y empecé a relajarme poco a poco.
En todo momento sentí las contracciones y no se me durmieron las piernas, pero ya no había dolor y estaba feliz sabiendo que tenía que coger fuerzas para empujar y que saliera mi pequeña.
Estaba allí en dilatación en la camilla y llegó J. vestido de quirófano. Estuvimos allí charlando con las dos matronas y la enfermera unas dos horas, bromeando sobre si saldría pelirroja, morena o rubia.
En un momento la matrona se puso seria y me hizo girarme de lado. El latido de la bebé había pasado de 120 a 80 (no nos dijeron nada, pero lo estábamos viendo). Me intentaron recolocar el monitor pero lo único que pasaba era que se perdía el latido y se escuchaba pi- pi- pi. Me empecé a poner nerviosa. Veía sus caras y me asustaba. Sin embargo, no quería decir nada porque no quería que J. también se angustiase.
Al cabo de unos minutos eternos (quizás fue media hora), la matrona le pidió a la enfermera que preparara el paritorio y llamara al ginecólogo, aunque había oído que yo aún no estaba preparada. Había dilatado completamente, pero el periné estaba muy rígido y necesitaba algo más de tiempo.
El latido seguía bajo, así que vino el ginecólogo corriendo, me hizo empujar para ver cómo empujaría y me pasaron al paritorio enseguida.
El paritorio está justo enfrente a la sala de dilatación, sólo separado por un pasillo. Me llevaron allí en camilla y yo misma me pude pasar a la camilla del paritorio (tipo potro).
Las caras seguían siendo un poema, así que la cosa iba en serio. J. se situó a mi derecha, junto a mi cabeza y me sujeto mientras empecé a empujar con todas mis fuerzas, hacia abajo y sin gritar, para no desperdiciar fuerzas. Vi que el ginecólogo se subía a una silla y me empujaba desde arriba. Era otra de las cosas que no quería, pero no era momento para debatir alternativas. De todas formas, fue muy cuidadoso empujando y no me pareció nada peligroso. En un momento, dijeron que era rubita y yo sólo quería verla y que saliera de una vez.
En unas cuatro contracciones nació Celia, mientras J. me sujetaba la cabeza y se asomaba para mirar cómo salía su hija. Yo no quería mirar, pero recuerdo que la vi salir de refilón y me pareció delgadita y larguísima.
Me la pusieron en mi pecho aún enganchada con el cordón y lloró inmediatamente. Así estuvimos unos 10 minutos, mientras que la enfermera la limpiaba encima de mi y la iba vigilando. Mientras tanto, yo alumbraba la placenta, pero la verdad es que ni me enteré, tenía todos mis sentidos puestos en la niña.
Después la enfermera me dijo que la tenía que vestir e invitó a J. a que fuera con ella. Él encantado. La trajeron a los 20 minutos o así mientras me acababan de coser una episiotomía y un pequeño desgarro interno por las prisas.
Cuando acabaron de coser, vino una celadora para pasarme otra vez a la camilla. Me pude pasar otra vez yo sola, pero me bajó la tensión y me empecé a marear. Como sabía que me llevaban a la sala de dilatación para hacer el piel con piel y empezar a darle el pecho, pensé en no decir nada (total, ya estaba tumbada), pero lo comenté. Me tomaron la tensión y tenía 6/4, así que empezaron a enchufarme cosas en el gotero y como no funcionaba, llamaron al anestesista, que me puso "nosequé" y funcionó. Así que ya estaba preparada para disfrutar de mi bebé.
La enfermera y la matrona me ayudaron a ponérmela en el pecho y que se enganchara. Se enganchó, aunque no duró demasiado, pero seguí intentándolo.
Estuvimos una hora o así en la sala de dilatación y después nos subieron a planta. J. se fue a cambiar y a mi me llevaron con la bebé acurrucadita junto a mi en la camilla.
Al llegar a la segunda planta, nada más salir del ascensor vi a mi madre y a mi suegra en la sala de espera y vinieron todas emocionadas a saludarme y a conocer a su nieta.

La experiencia en el hospital:
Fue de 10. El personal, desde los de la limpieza hasta el ginecólogo estuvieron fenomenal y se portaron genial con nosotros. Ya no sólo a nivel profesional, sino personalmente. Por poneros un ejemplo, la enfermera que estuvo en el paritorio, apareció unas tres veces por la habitación sólo para visitarnos y ver qué tal estaba la peque. Y la matrona más joven incluso nos pidió permiso para sacarse una foto con Celia nada más nacer: me pareció precioso.
Me permitieron hacer lo que quise con la peque. La tuvimos todo el rato con nosotros en la habitación y sólo fue a los nidos (que también están en la segunda planta) para las revisiones del pediatra (sola, no te dejan ir con ella) y para cambiarse (pero a cambiarla sí la llevábamos nosotros y esperábamos allí unos minutos mientras que la cambiaban).
Con la lactancia me ayudaron un montón. Al final, después de venir unas 10 personas a ayudarnos a la habitación, el último día me fui a una sala que se llama "Lactario" (enfrente de los nidos), donde la enfermera de pediatría y la de nidos nos ayudaron a mi y a otras dos chicas a dar el pecho a los peques. Fue ahí donde me recomendaron las pezoneras y aseguraron el éxito de mi lactancia. Ya os contaré más detalles. Si tenéis problemas, os recomiendo ir al lactario porque ayuda a concentrarse y te puedes relajar hablando con otras mamás con los mismos miedos y problemas que tú.
J. pudo estar conmigo en la habitación todo el tiempo, a excepción de por las mañanas, de 9:30 a 12, cuando sólo pueden estar los pacientes (esto es lo único que creo que se podría mejorar, porque una cosa son las visitas y otra los acompañantes...).
En la habitación hay dos camas y te puede tocar con otra pareja. A nosotros nos tocó con un matrimonio que ya conocíamos de las clases de preparación, pero lamentablemente a ellos se les complicó el parto y los pasaron a otra habitación, así que estuvimos casi siempre solos.
La comida de 10 también! El día anterior te pasan un "menú" para que escojas lo que quieres desayunar, comer, merendar y cenar. Buenísima la verdura y el pescado nada mal tampoco! Yo me lo comía todo.
Los pendientes se los puso la enfermera de pediatría. Nos dijo que nos fuésemos de allí para no oírla llorar (pobrecita... nos quedamos con un mal cuerpo...) y se los puso perfectamente. En unos minutos estaba calmada, pero da mucha pena, la verdad.

Sobre la epidural:
A pesar de estar segura de que NO la quería, en cuanto empezaron las contracciones de verdad y eran tan tan seguidas, supe perfectamente que no quería aguantar ese dolor hasta el final. Era un dolor horrible y mi umbral del dolor debe ser muy bajo, porque lo tuve clarísimo.
Todo el tiempo me acordaba del post que había escrito y del que tendría que escribir ahora :-) pero en ese momento vi la luz. Y no me arrepiento, era lo que quería y fue un parto estupendo.
Sin embargo, creo que el haber aguantado gran parte de la dilatación sin ponerla ayudó a dilatar más rápido. También creo que ayudó mucho a dilatar estar de pie, caminar y dejarme llevar por el dolor en vez de intentar combatirlo. En cada contracción me dejaba llevar sin intentar frenar el dolor.

Hasta aquí mi parto. Es un post muy extenso y detallado y seguramente demasiado pesado para las que ya sois mamás, pero lo he escrito pensando en las que no lo son y, especialmente, en las que tienen pensado dar a luz en el Hospital San Jorge de Huesca.

47 comentarios:

  1. De extenso nada, me encanta la forma en que lo has contado con todo detalle...lo he estado viviendo!!!

    Hiciste bien en pedir la epidural si así lo sentiste, coincido contigo en que el dolor es insoportable ufffff

    Es emocionante. Felicidades de nuevo.

    Besosssssss

    ResponderEliminar
  2. Hola, corazón!
    Me alegra que todo fuese bien :)
    Leire también nació justo de 41 semanas y con maniobra de Hamilton la noche anterior. A mí me dolió una burrada. Igual por eso, para compensar, no me dolieron tanto las contracciones durante la dilatación!
    Los momentos que recuerdo más dolorosos de mi parto fueron ese y cuando me rompieron las matronas la bolsa para acelerar las contracciones... Y aún así tuvieron que ponerme oxitocina porque a media tarde se esfumaron mis tan preciadas contracciones =P
    Espero que vayáis genial con la nena y la lactancia y que nos vayas contando!

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, pues cada cuerpo es un mundo niña... porque a mi lo de Hamilton no me dolió nada... y sin embargo no aguantaba las contracciones :-)
      Besos a las dos!

      Eliminar
  3. wow, tuviste de todo! los partos no se pueden elegir, que te pusieras epidural no eres peor mamà ni menos valiente ni nada, solo que es hiper doloroso y, al menos en mi caso, yo no veo la necesidad de sufrir... y lo del corazoncito menos mal que fue solo un susto. qué gracia porque yo tb tengo mogollôn de cosquillas en la espalda pero mi pareja me ayudô como pudo!
    qué tal evolucionais los 3? espero que esteis muy muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte... a J. no le dejaron estar con la epidural. Le trajeron justo después.
      Vamos muy bien, haciendo progresos con la lactancia y disfrutando de la bebé las 24 horas... con decirte que si está mucho tiempo durmiendo ya la extrañamos!

      Eliminar
  4. Enhorabuena otra vez!

    Me alegro de que las dos estéis bien.

    Muchas gracias por escribir tu parto tan detallado, seguro que nos ayuda mucho a las que aun no somos madres. No tenías que haberte preocupado por tu cambio de opinión, solo estando en esa situación se pueden tomar las decisiones.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una de las cosas que he aprendido: no se puede saber cómo vas a reaccionar con algo que nunca has pasado... open your mind!

      Eliminar
  5. Enhorabuena por tu parto!! Me ha parecido muy bonito y emocionante leerte :)
    A mi me parece que hiciste genial por ponértela, no por el simple hecho de hacerlo, sino porque actuaste como quisiste en cada momento y no hay nada mejor ;)

    Disfruta mucho de tu familia,

    un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no me arrepiento para nada ni me queda ningún resquemor. Tampoco voy a decir que si vuelvo a parir la pediría... ya no digo nada que luego me tengo que desdecir jejeje

      Eliminar
  6. Qué parto tan perfecto!!!! no por lo que aguantaste dilatando, ni por la epidural, ni por todos esos detalles, sino por tu vivencia tan satisfactoria de todo el proceso. Desde ese born to be wild hasta el apoyo y la compañía del lactario.
    No hay necesidad de darle más vueltas al tema de la epidural, te has informado muchísimo y en ese momento decidiste que era lo que querías, pues perfecto! es totalmente entendible que las decisiones cambien en función de las circunstancias y las necesidades del momento.
    Me alegro mucho de que esa pequeña complicación de la bradicardia se solucionara sin ningún problema :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad es que sí que tengo una sensación de satisfacción con todo el proceso que no me esperaba. Tantos miedos que tenía de que las cosas no fueran como quería y no fueron como imaginaba pero sí como quise y de la mejor manera que pudo ser, así que en general a la experiencia le doy un 10.
      Lo de la bradicardia fue un susto horroroso... menos mal que sólo fue eso, un susto...

      Eliminar
  7. Siempre hemos dicho que nos reservábamos el derecho a cambiar de opinión, y tú lo hiciste, ¿qué problema hay? Aunque confieso que me has dejado un poco asustada, ¿tan insoportable será el dolor? ¿De verdad varía de unas mujeres a otras?
    Quería preguntarte por la episiotomía, ¿tú habías pedido algo distinto en el plan de parto? Yo es que la temo mucho... Lo que más miedo me da del parto es que ignoren mis peticiones.
    Por lo demás, espero que todo vaya genial. ¿Cómo llevas lo de compatibilizar la llegada de Celia con aquel proyecto gordo de trabajo que te tenía que entrar? Ánimo con todo y un besazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues debe ser muy diferente... porque mira lo que comenta Layla arriba: para ella fue peor la maniobra de Hamilton y sin embargo a mi me molestó pero no me dolió... y con las contracciones moría de dolor!
      Al final no presenté plan de parto. La episiotomía fue inevitable en mi caso, porque tenía el periné muy rígido y no había tiempo, así que empujé todo... salió la cabeza y el cuerpo en el mismo empujón. Cuando me estaban cosiendo, la matrona dijo que si no me la llegan a hacer, me hubiera desgarrado por completo.
      Besitos!!

      Eliminar
  8. Enhorabuena por ese estupendo parto!, no me ha parecido para nada extenso, me ha gustado mucho, precioso!. Ya nos irás contando que tal vais Celia y tu, bss!

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por tu parto y por tu bebé!! No ha resultado nada pesado el relato, lo has narrado genial. Me alegra que tuvieras el parto que querías y sobre todo me alegra que todo saliera tan bien. Ahora queda disfrutar de tu pequeña e ir contándonos!! Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado leerlo. Todo ha sido perfecto y emocionante.¿A que pasarias otra vez por ello sin dudarlo? Yo tengo esa sensación con el mio.
    Que te hayan tratado tan bien te marca mucho y no te arruina esta experiencia tan maravillosa.

    Un besazo para las dos princesas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no me importaría volver a hacerlo.
      Besos!

      Eliminar
  11. Ohhh ¡qué historia tan bonita! Me ha encantado tu relato, de verdad.

    ResponderEliminar
  12. Lo bueno es que me alegra un montón que estéis bien la nena y tú pues eso es lo primordial.
    Lo malo es que se me ha puesto la carne de gallina pues no se acerca a la idea que llevo yo de parto :-(
    ¡Ah! Y otra cosa, ¿en serio que J. se tenía que ir de 9.30 a 12 de la habitación?
    La verdad es que me estoy replanteando si ir a San Jorge o no, sobre todo teniendo en cuenta que tengo otro hospital más cerca y no tendría que hacer el trayecto en coche.
    Gracias por contárnoslo, a mí tampoco me ha parecido largo.
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... espero no haberte confundido! Una cosilla: yo no llevaba plan de parto ni nada, todo fue surgiendo. Pero creo que si pides algo no se lo tomarán a mal, son muy majos todos. Lo único que sí pedí es que no se la llevaran a nidos.
      Sí, sí, ahora me ha dicho J. que era de 10 a 12... y de 9 a 12 para otros casos (con los papis dejaban una hora más).
      Ya me contarás qué decides al final!
      Besos!!

      Eliminar
    2. ¡Uf! No me convence que se tengan que ir durante dos horas... :-(
      ¡Qué va! No me confunde para nada, es más, te ayuda a decidir si te cuentan cómo les ha ido a otros.
      Yo tampoco he hecho el plan de parto, llevo más de un mes diciendo que me voy a poner manos a la obra pero una cosa por otra...y luego lo indecisa que soy que aún le estoy dando vueltas a todo. Esta semana miraremos si tenemos la otra opción, que está mucho más cerca, si mi chico se pone a 120 km/h o aunque sea a 100 por un puerto de montaña a mí me da algo y todo el mundo me dice que tengo que estar tranquila.
      Isa

      Eliminar
    3. Uy no, por un puerto de montaña ni pensarlo! Y es importantísimo estar tranquila para ponerse de parto.
      Pues si la otra opción es la que yo creo, también es buena opción, por lo que he leído. A ver qué os dicen!
      Es una tontería que tenga que salir el papá un par de horas... entiendo que no dejen estar a 8 en la habitación, pero un acompañante es lo necesario. J. estaba todo cabreado jejeje
      Un beso!

      Eliminar
    4. Hola, pues no sé qué haré porque me parece que voy demasiado justa de tiempo para que me hagan otra derivación al otro hospital, al menos en San Jorge se extrañaron porque venía demasiado tarde a la visita con el anestesista (cuando me dieron cita, esa fue mi respuesta).
      Yo tampoco quiero epidural pero he firmado los papeles por si las moscas.
      Otra opción si uno cambia de opinión tarde es ir por urgencias...aunque no sé lo que implica. De momento me esfuerzo por estar tranquila y eso ya es mucho con el embarazo tan llorón que llevo.
      Mi marido preguntó por lo de salir de la habitación en admisiones y le dijeron que era una norma del hospital pero que dependía de la planta y de las circunstancias, no hay quien lo entienda.
      Isa

      Eliminar
  13. Me ha encantado!!! que bien qeu Celia ya este aqui!!!... increible como pasa el tiempo!! hace nada nos leiamos ni yo tenia a mi peque ni tu a Celia! y ya han cambiado las cosas!
    Yo con la epidural vi la luz!... porque las contracciones duelen y mucho!
    Disfrutan los tres! :)... con los animalitos tambien! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Increíble verdad? Y tú ya casi con un hombrecito!!
      Gracias guapa!
      Besitos!

      Eliminar
  14. Enhorabuena por tu parto, fue muy parecido al mio, hasta en lo de la pelota, ne puse en ella en una contraccion y que va, na de na jeje, ahora a disfrutar con la peque y con la lactancia
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bonito! Pero qué doloroso por cómo cuentas lo de los dolores y lo de pedir ayuda para que te pusieran la epidural ya.

    Ahora a disfrutar de Celia, que todo ha salido genial y ella ha salido con un peso y una talla muy buena. ¿Necesitáis un babero los papis también porque no dejáis de mirarla todo el día? Jejeje. Seguro que sí.

    Me ha encantado cómo nos has contado esta vivencia, no me esperaba menos de ti. Me ha parecido muy bonito y muy emocionante todo. Mi enhorabuena para ti y para el papá de Celia. Muchos besos de mi parte y no te voy a pedir que nos cuentas qué tal va todo ahora que Celia está en casa, porque sé que todo tu tiempo ahora es para ella, pero cuando vuelvas a escribir contando cómo va todo y cómo os hacéis a la vida de tres, estaré encantada de leerte, como siempre.

    ¡Un besazo enoooorme!

    ResponderEliminar
  16. A mi me encanta leer las historias de partos, y la tuya me ha parecido preciosa :)
    En cuanto a lo de la epidural, hiciste bien en pedirla, si llegado el momento la necesitabas, bienvenida que sea.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  17. Que pronto los has contado! genial que así no se te olvidan detalles.
    Ahora a disfrutar de Celia.

    Por cierto, sólo faltaría que no pudieses cambiar de opinión sobre la epidural, si en ese momento creíste que era lo mejor, pues fantástico!

    ResponderEliminar
  18. hola! yo soy mamá, me lo he leido entero y no ha sido nada pesado! hasta he llorado de emoción recordando mi parto, que fue muy parecido al tuyo. me he sentido muy identificada contigo en la manera de llevar las contracciones, acompañando al dolor en luga de luchar contra él. a mi me ayudó mucho!

    muchas felicidades y disfruta de tu peque!

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Gracias y mil veces GRACIAS.
    Ha sido todo un alivio leer que te han atendido de 10 (aun sigo creyendo que la maniobra de Kristeller no es buena, pero en fin...si hace falta pues ni modo.) Yo tengo que volver este lunes para las correas otra vez, pero algo me dice que igual ya no me mandan a casa (desde anoche tengo dolor de ovarios y caderas y no se pasan) así que me iré con mi maletita para el parto bien contenta.
    Por lo de la epidural..... olé y olé yo tampoco pensaba ponermela, pero visto lo visto, me la terminaré poniendo aunque esperaré a estar ya dilatada lo suficiente, quiero pensar que aguantaré bien, pero nadie sabe lo que le espera una vez empezado el parto.
    Lo de la comida, ya lo sabía, a la semana 20 estuve ingresada 1 semana por un hematoma en la placenta, y casi comí mejor que en mi casa jajaja, el pollo al horno está de muerte, eso si... tengo que acordarme de llevarme el salero de casa.
    Y ya para finalizar; espero que tanto Tu como Celia y J. os vayáis acostumbrando bien a esta nueva etapa, por que a pesar de todo es la más complicada de todas y dura hasta que ya no estemos en este mundo. Criar a un hijo es bonito, pero también es lo más sacrificado que he visto hacer.
    Muchos Besos.

    ResponderEliminar
  20. Enhorabuena!
    Veo muchas diferencias, aquí no te asesoraban mucho con la lactancia, la sala de dilatación era también el paritorio y a la peque la revisaban los pediatras en la misma habitación. Seguro que hay un montón de cosas más, a ver si tengo un ratito y hago una entrada, que luego se me olvida, jejeje.

    ResponderEliminar
  21. Qué bien todo!!!! El post me ha encantado, es como revivirlo otra vez, además hay puntos parecidos, yo con 4-5 cm también la pedí, es que duele mucho!!!!!!! jejeje
    Me alegro de que todo fuese tan bien y ahora a ver crecer a la peque!!!!

    ResponderEliminar
  22. Leí esta entrada hace días pero no había encontrado el momento de escribirte. Solo quería decirte que me rei mucho y tuve que hacer que la leyera también mi marido. Tu experiencia es calcada a la mía: la pelota de pilates, los vomitos, la epidural "a regañadientes" que acaba siendo una gran ayuda, etc etc etc.

    Me alegro de que te trataran tan bien en San Jorge, si es que en Huesca somos muy majos ;)

    Supongo que estarás súper atareada con Celia así que ánimo y al toro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Creo recordar que hace algún tiempo dije "no pienso ponerme la epidural a menos que vea que no aguanto" pues bien... aguante bien todo un día de contracciones ( en casa.de mi madre porque ilusa de mi pense que no podía pasar nada por bajarme a zaragoza) durante el viaje de zgz a huesca se me pararon las contracciones y yo rezaba para que volviesen o me veía volviendo a casa y luego corriendo al hospital. Llegamos a huesca a las 00:30 y me suben a monitores, me los enchufan y maldita suerte.... no registraban nada, pero tenía el cuello borrado en un 70 por ciento asi que me quedo ingresada, solo me faltó hacer el baile de la victoria jajaja. A las 3 viene a verme una enfermera y de paso a decirme que igual tendríamos compañia en la habitación y viendo el panorama (a mi tumbada respirando profundamente y abrazada a la almohada) me lleva a hacerme otro tacto y me dicen que derechita a dilatación que estoy ya de 5 centímetros
    Me bajan y a la hora el dolor empieza a ser más fuerte así que sensatamente pido la epidudal, consigo quedarme quieta entre contracción y contracción y me la ponen, pasan 5, 10, 15 minutos y que pasa!!! Que no pasa nada; lo siento todo cada contracción una tras otra aunque me ponen el analgésico hasta tres veces y nada de nada. Duele parir sin epidural? No se lo deseo ni a mi peor enemigo, pero los pasaría mil veces. A los 10cm de dilatación logran romperme la bolsa y la cara de mi novio y la de la matrona es un poema...algo va mal, me dicen que las aguas están teñidas y la bebé no ha bajado del todo y que hay que empujar y yo creyendo que me iba a partir en dos empujo con todas mis fuerzas y lo hice tan bien que casi no da tiempo de salir de dilatación al paritorio. La anecdota graciosa del día... ver a la matrona diciendo empuja empuja y al ver que casi salia ya, para para que no llegamos y yo pensando.... no me jodas que tengo que empujar si o si... tambien me hicieron una kristeller y ni me enteré de la episiotomía, solo estaba centrada en sacar a mi nena, que salió a las 6:02 dando berridos y pataleando de color verde, si pero al menos estaba bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, no me da la vida para más! Me emocionó mucho leer tu parto, pero esta tragona no me da respiro!
      Eres una campeona. Bueno, las dos!! Me alegro un montón de que todo fuese bien y ya estéis "practicando" esto de la maternidad.
      Qué tal la lactancia? Ya váis mejor? Nosotras ya mucho mejor, pero sigue doliendo.
      Y cómo fue la llegada a casa con tu gatita? Nosotros ahora tenemos algún problemilla con T. No sé si es el recuerdo del celo (la operamos hace dos meses) o los celos, pero hace pis de vez en cuando fuera del arenero.
      Aunque no esté muy activa, si necesitas cualquier cosa, por aquí estoy :-) Y mi email: ruralbabyproject@gmail.com

      Eliminar
  24. Yo estoy encantada con Abi me la comería a besos todo el rato, pero los comienzos fueron un infierno pequeño, puede que sea un poco impaciente, eso he de reconocer, pero fueron 9 días de estar mal ella (por que se moría de hambre) y yo (por que me entraban las crisis de ansiedad al verla llorar de hambre), llegué a pensar que no servía como madre solo por no poderla amamantar ( a veces aun lo pienso y me entram los llantos) pero una noche en la que ya no podía más decidí que aunque no pudiese darle teta tendría mi leche aunque fuese con el bibe. Casi siempre tengo leche de sobra, pero hay tomas en que si veo que no va a ser suficiente pues le doy de bote y listo. La pediatra dijo pestes y de todo pero yo prefiero que coma a que se pase llorando de hambre.
    La llegada a casa bueno.... Lucas se lo toma con filosofía, no se acerca a la niña para nada, pero tampoco le tiene celos, asi que de momento todo está en calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es muy, muy duro. No se si es que nadie me lo había contado o es que no me habían transmitido bien de verdad lo difícil que podría llegar a ser!
      Creo que estás haciendo lo mejor, me has recordado a esta entrada de otra compi bloguera: http://esperandotepeque.blogspot.com.es/2014_06_01_archive.html
      Tú eres la que mejor sabe si tu bebé necesita una cosa u otra. A la XXX las pediatras! Hay de todo, no son Dios, son personas. Por eso habrá profesionales que coincidan con tu tipo de crianza, conecten contigo, etc. y otros no. Así que ve haciendo y sin miedo. Creo que es importante ir segura. Todo sale (o al menos lo vives) mejor.
      Me alegro de que Lucas se adaptase bien! Por aquí L. y U. perfectos, pero T. tiene algo de celos. Vamos avanzando poco a poco con ella, haciéndole muchos mimos y haciendo también la vista gorda con la cantidad de cosas que va rompiendo y estropeando para llamar la atención :-)
      Por cierto, que nunca te lo he dicho, me encanta el nombre de Abigail! Precioso!

      Eliminar
  25. Cuando le dije a la matrona que le daba bibe, lo primero que me soltó fue... te voy a dar las pastillas para que te seque la leche. Me quedé a cuadros por que me lo dijo como algo decepcionada, y le cambio la cara al oirme decir... no, no si los.bibes se los doy de mi leche. Y asi va a ser hasta que tenga leche... A veces me siento presionada a dar el pecho, porque piensan que dar el biberón es más fácil y no es cierto. Me frustro porque no comprenden que para sacar una toma para mi tragona me tengo que estar casi una hora enganchada al sacaleches y si a eso le sumas que es cada tres horas pues. ..
    Lo único que me consuela es ver a mi chiquitina ponerse cada vez más grande.
    En cuanto al nombre.... Abigail significa "la alegría de mi padre", decidí ponerle ese nombre porque a principios de año mi suegra falleció, y lo único que le ha hecho sentirse mejor ha sido la llegada de la chiquitina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, yo no lo pienso para nada (que sea más fácil con biberón). Sólo alguien que no ha usado el sacaleches puede pensar eso! Yo lo usé en el hospital y con el calostro... así que para sacar ni un dedo de calostro estaba todo el tiempo que estaba despierta con la mierda de aparato ese enganchado...
      Me gusta aún más el nombre ahora por su significado.
      Te mando ánimos!
      Besos!

      Eliminar
    2. Pues para ser que la pediatra dijo pestes de lo del bibe y la leche de bote.... le hemos dado en todo el morro, la nena está cogiendo peso igual que si fuese un niño, ya pesa 3,950 (eso antes de ayer) y ha crecido dos centimetros y medio (54,6) osea que está ganando un kilo cada 15 días, ya verás la cara de pasmo que se le va a poner cuando la vea dentro de otros 15 días muahahaha (vease risa malvada) si es que es un amor de cría, peeero ahora empezamos con los cólicos/gases/ y demás parafernalia que no la dejan dormir (ni a nosotros tampoco), asi que algo le tendrá que dar.... o eso espero.

      Eliminar
  26. Me emociona leer tu parto,del mío hace 11 meses pero fue mucho peor por muchas cosas aunque al final todo bien. Te escribo porque me desconcierta que todavía haya nidos,el bebé no se debería de separar de la vista y pecho de su mamá y más si quieres asegurarte una lactancia feliz, y estar sola por las mañanas,tampoco lo acierto s entender en mi caso habría sido imposible porque tardé más de un día en poderme mover(consecuencias nefastas de una mala epidural). A disfrutar de tu bebé que crecen tan rápido.... Todas lo decimos..pero es verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, yo agradezco enormemente que no haya funcionado la epidural, porque he visto que los dolores llegan todoa de vez, yo a las 4 horas ya estaba dando mal levantándome y andando por ahi.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario!